El País de las Siete Luminarias


ir a contenido

Menu Principal:


Alejandro Ledesma

Nuestras Gentes

VALLENSES CREATIVOS: ALEJANDRO LEDESMA

Alejandro Ledesma, 1981. Escritor y diseñador. Se auto define como un escritor colgado de las ramas de los árboles, asaltante en los caminos de la ficción, patriota traidor que piensa en los pantaloncillos cortos de las mujeres.
Autor del libro de cuentos Divas (2010).

A continuación presentamos dos de sus creaciones realizadas dentro del género cuento. Disfrútenlas...

Gigantes

Su madre lo vio desde la cocina paseándose por el patio, como siempre antes de cualquier otra cosa en el día. De un lado para otro soltando frases incompletas que sólo le servían para salir corriendo a emprender otra empresa estéril. Pero ahora era diferente, había olvidado sus pantalones de diario y sus camisas a cuadros, andaba semidesnudo luciendo unos calzones largos y un par de viejos calcetines rotos del talón.

Llevaba varias horas así, su madre no se preocupó, era normal verlo cada lunes con ese ajetreo desesperante y por todos esperado con ansía desde el último viernes, cuando se sentaba bajo el limón a llorar su último fracaso.

Milagros García, una señora de edad avanzada, grande y fuerte, con el paso lento de quien ha luchado a diario en la vida. Ella siempre dispuesta a arreglar la vida de sus hijos con un jalón de orejas, aunque con Joaquín actuaba de una manera distinta, siempre otorgándole la libertad y paciencia que él necesitaba. Nunca había escuchado un "no" de respuesta salir de su boca sabía, en cambio usaba los pretextos y mil explicaciones.

Lo mejor que podía pasarle en la vida era verlos irse al cielo en medio de una luz azul para nunca más regresar. Hablaba con todos de lo mismo, de las docenas de hijos que se le habían ido levitando hasta perderse entre las nubes.

"Con Joaquín es muy diferente" pensaba ella, le había cambiado de opinión acerca de recibir la instrucción militar que él había deseado desde pequeño, "No deseo un guerrero intergaláctico" les escribía a sus familiares lejanos y olvidados. Lo convenció de abandonar la escuela poco después de que aprendió lo básico: leer, escribir y hacer las cuentas elementales para poder llevar adelante un negocio pequeño, "No quiero un primer ministro del Rey en Bel-o-Kan y mucho menos un Virrey en Molk, tierra de bárbaros y asesinos." Lo fue retirando de la religión, "¿En los templos de Gaux? Deberías conocer más acerca de esos hombres siniestros." Lo único a lo que no puso una sola excusa y además porque las leyes lo obligaban, era al trabajo. Y él había decidido ser su propio jefe, algo en lo que su madre estuvo de acuerdo, porque de esa manera nadie se lo llevaría a alguna mina sulfurosa en algún rincón lejano de la galaxia.

Aunque siempre se interesó por las cosas que había hecho su hijo, en esta ocasión ni siquiera lo llamó para que comiera cualquier cosa. Era bueno verlo descamisado y en calzones, talvez ahora sí aceptaría su destino, le era permitido hacerlo. Esperar su destino en donde él se sintiera más cómodo. Así eran las leyes que lo obligaban a trabajar como un esclavo o lo dejaban esperar su fin, si él lo decidía; de cualquiera de las dos formas su cuerpo era comida para el Imperio. El destino que él había rechazado desde su mayoría de edad. Prefería trabajar y pagar la mitad de sus ganancias como impuesto de vida, con la libertad de no ser perseguido por los depredadores colmilludos del Imperio. Pero después de tantos años de trabajos estúpidos, tantos más de empresas estériles, de llantos de fin de semana, por fin pensaba en retirarse, sin más que la tranquilidad de la espera del destino. Y por eso su madre sentía una leve alegría dentro de su pecho, porque el destino es parte de la vida.

Ahora ya no lo veía y por largo rato no lo vio, hasta que el quejido de sus plantas apetitosas le llamó la atención, lo vio arrancando las hojas y devorándolas tranquilamente, con la paciencia de quien espera lo que desde siempre se conoce. Su madre se pegó a la ventana y lo vio mutarse, dos enormes colmillos en forma de tenazas curvas le brotaron junto a la boca. Él continuó tragando hojas. Milagros jaló un banco, se acomodó en éste para poder apreciar aquel espectáculo único. Necesitaba el mejor ángulo para ser testigo de la metamorfosis de Joaquín.

El cuerpo se le fue alargando, sus gritos se agudizaron a tal grado que terminó lanzado un agudo chillido. De los costados de su cuerpo brotaron tres pares de patas verdes, delgadas y tupidas de callosidades afiladas. La cabeza se le partió en dos para dejar salir una más grande con un par de ojos enormes. Del lomo le brotaron un par de alas arrugadas y brillosas. Su antigua piel de humano se resbaló por un costado hasta el suelo. Dio un par de pasos vacilantes, se detuvo a agitar sus alas, se hacía para delante y para atrás, como si algo lo empujara con mucha fuerza. De pronto sus patas traseras crecieron más, cuando terminaron de salir de un sólo movimiento dio un gran salto cayendo en el mismo sitio.

Dio un par de vueltas por el patio, ahora más pequeño para él. Volteó a la ventana de la cocina, desde donde su madre le decía adiós con la mano mientras lloraba en silencio. Joaquín pegó un gran salto y se fue volando al país de los Gigantes.

- Cuídate de los depredadores colmilludos del Imperio, Joaquín - dijo su madre desde la ventana, mientras le brotaban más huevesillos de la espalda -.

Alejandro Ledesma.
08 de abril de 2004.

Se acabó el fútbol

No iba a volver a jugar fútbol. Pasaría sus días en ese sitio escuchando a los demás, que desde la cocina se lamentaban por el trágico suceso. Sus voces le llegaban rebotando por las paredes del pasillo hasta su habitación, por más que ellos lo hacían casi en silencio. No le dio tanta importancia a eso, no volvería a jugar fútbol y eso lo destrozaba.

Ya había llorado en silencio durante días y a pesar de esto, una lágrima solitaria surcó su viejo rostro. Había dejado de maldecir a la vida, ahora se maldecía a sí mismo, a su estúpida suerte, a los que de una u otra manera lo mal aconsejaron. Pero sobre todo a esa mujer, a la cual le había entregado su vida, a sus hijos por igual y a su esposa también, a pesar de que se entregó a él sin pedir nada a cambio, sólo respeto.

Había intentado levantarse hacía unas cuantas horas, no ahora que el calor de la tarde era insoportable. Tanto como las voces que le llegaban desde la cocina. Iván le había llevado unos tacos de pollo, mordió uno y no los rechazó. Los devoró lentamente, recordando un viejo sueño que desde siempre lo había inquietado.

"Se observaba andando entre calles viejas, iluminadas con la luz opaca de una luna semi-llena, deforme y lejana. Después de un par de calles giraba a la izquierda en esa esquina oscura. En ese momento deseaba descansar y se hundía en los escalones profundos de la casona, permaneció allí unos segundos que parecían jamás terminar. Siempre despertaba al ver la sombra reflejada en la pared que se acercaba a gran velocidad hacía él."

Los demás en la cocina, como siempre alegando de lo mismo. Los niños en el callejón, sólo por las tardes. Él ahí echado en su cama, que al sentirse inútil recordaba el fútbol, sus buenas épocas en el equipo del barrio, de los trofeos perdidos en apuestas de cantina. Intentaba odiarse ahora que la vida le cobraba los préstamos.

Un par de meses atrás había perdido un pie, después de años de estar lidiando con la diabetes y poniéndole malas caras a los buenos consejos.

- No va haber de otra, Carranco. Sólo se va a quedar con el pie izquierdo - exclamó fríamente el doctor López, su viejo amigo -. Se acabo el fútbol.

Alejandro Ledesma.
13 de mayo de 2009.



Sub-Menu:


AST v23.00 última actualización el 06 de enero de 2017 ::: Autor: Arq. Antonio Silva Tavera MGPA/ MAC | asilvat@valledesantiago.org.mx

Regresar a contenido | Regresar al menu principal